Bienvenidos

  • Fondo Blog Facultad de Ciencias Empresariales

Las siete verdades para emprender

Las siete verdades para emprender

Para alguien que tiene una idea de negocio y considera que es momento de emprender, las frases como “los emprendedores deberían amar el riesgo para ser exitosos” o “el enfoque es peligroso para emprendedores, se pierden grandes oportunidades”, pueden ponerlo en duda para seguir adelante. 

Si estás pensando en emprender tu propio negocio, aquí te presento siete verdades que deberías conocer:
 

  1. El entusiasmo y carisma son importantes para lograr lo que quieres; sin embargo no asegurarán precisamente, tu éxito como emprendedor.  Pon en práctica valores  como la perseverancia. Esta sí será clave para ello.
     
  2. Investiga qué problemas, frustraciones o necesidades presenta la sociedad. Un emprendimiento es exitoso cuando se brindan soluciones que aporten significativamente a solucionar un problema o a mejorar la calidad de vida de las personas.
     
  3. Si ya has decidido qué emprender, enfócate en un nicho. Atender varios segmentos de mercado no necesariamente maximizará las probabilidades ni la magnitud de tu éxito.
     
  4. Confía en lo que dicen tus clientes potenciales. Escúchalos. Muchas veces tienen la mejor sugerencia de lo que les gustaría de ti, en el futuro.
     
  5. ¿Qué es lo que queremos hacer cuando tenemos la idea? ¡Crear el producto! Y por supuesto, ponerlo a prueba. Antes de ello, considera formular entrevistas a tus usuarios prospecto y toma en cuenta lo que les gustaría del producto. Sin duda, será un gran insumo en el proceso de creación.
     
  6. En la diferencia está la riqueza. Así como un equipo de fútbol busca diferentes jugadores para distintas posiciones, cada persona tiene cualidades y herramientas variadas para un emprendimiento. Busca uno o más socios que complementen tus habilidades y conocimientos que formen un equipo completo para el sector al que piensas ingresar.
     
  7. En gran parte de los casos, las personas tendemos a ser indisciplinadas por naturaleza. El emprendedor tendrá que trabajar contra estos instintos. Implementa una estrategia basada en la disciplina. Solo así asegurarás el éxito de la mayoría de tus metas.
     

Emprender es un proceso que, muchas veces, nos va a mostrar escenarios poco probables para seguir el camino, pero sí es posible hacerlo. Walt Disney, por ejemplo, antes de fundar la compañía que actualmente conocemos, fundó dos empresas de animación: Iwerks-Disney Commercial Artists y Laugh-O-Gram Films, Inc. Ambas fracasaron. Postuló como director de películas en diferentes estudios y tampoco tuvo éxito. A pesar de ello, y sin un escenario financiero favorable, decidió constituir Disney Brother’s Studio en el garaje de un tío suyo junto a su socio, Iwerks, quien creó el personaje “Oswald, el conejo afortunado” como parte de una nueva serie animada para Universal Pictures. La serie tuvo un éxito inmediato, sin embargo luego de una mala negociación, Disney perdió los derechos del personaje y dejaron de trabajar con esta importante distribuidora. Finalmente, después de este duro golpe, crearon a Mickey Mouse, personaje que dio inicio a la historia de éxito de lo que hoy se transformó en The Walt Disney Company.
 

El arte del emprendedor va más allá de las aptitudes; la actitud es esencial. Sigue tus sueños, ten siempre en cuenta que una adecuada combinación de conocimientos, constancia y pasión hará que coseches los frutos de tu esfuerzo en el momento preciso. Ese momento puede ser antes o después que lo que otros emprendedores tardaron en lograr, pero no te desanimes ni te compares con otros emprendedores, cada quien corre su propia carrera y protagoniza su propia historia.
 

Categoría
Tags
Banner de la Facultad de Ciencias Empresariales